martes, 29 de abril de 2014

Reinaldo Iturriza: “Es imposible conducir una institución si no estás en la calle”

 Reinaldo Iturriza: “Es imposible conducir una institución si no estás en la calle” 



Hace un año, Reinaldo Iturriza tomó las riendas del Ministerio del Poder Popular para las Comunas y los Movimientos Sociales –como él mismo diría- sin tener noción real del impulso que se le había venido dando a la organización popular.
Desde los espacios de la comuna 600 (“Luchadores de la Patria Bolívar y Chávez”), ubicada en el estado Lara, el ministro explica que la idea que tenía al llegar al ministerio era bastante lejana de lo que terminó aprendiendo.
“Yo tenía una perspectiva muy distinta sobre los consejos comunales y las comunas. Después de los tres primeros meses del Gobierno de Eficiencia en la Calle, mi perspectiva era absolutamente distinta”, manifiesta. Un cambio de perspectiva que para él -más allá de la responsabilidad- proviene del hecho de estar en la calle con la gente.
“En lo personal, cuando uno sale a la calle, el solo hecho de tener una responsabilidad o la posibilidad de hacer cambios determina mi perspectiva. Más allá de eso, la calle es la escuela y no lo digo de forma retórica”, explica.
Para él, lo importante de estar en la institución es poder compartir con la gente, vivir lo que viven y padecen: “He procurado siempre tener contacto con la calle, no desvincularme, pues es imposible conducir una institución si no estás en la calle, si no estás escuchando a la gente”.
Para el momento en que tomó las riendas de la institución, existían en el país solo 56 comunas registradas, de las cuales 14 estaban en el estado Lara, situación que ha cambiado en el transcurso de este primer año de gestión: “Hemos tenido un cambio significativo, actualmente tenemos 618 comunas registradas en el país, de las cuales existen 103 en el estado Lara”, dice a propósito del reciente registro de la nombrada comuna 600.
Pero a su juicio, el principal logro -tanto del ministerio como del movimiento comunero- es precisamente todo lo que se ha avanzado en torno a la conciencia comunera. “El comunero es un sujeto político que tiene una posición y una manera de entender el hecho de cómo tenemos que ir construyendo la sociedad distinta”, analiza Iturriza.

El titular del despacho de Comunas ha entendido -desde el inicio de su gestión- que ese sujeto político se ha venido construyendo de a poco, que “no se limita solamente a la demanda puntual que parte de una necesidad, sino que problematiza el hecho económico, las condiciones en que se desarrolla su existencia en todos los órdenes”.
Desde un principio el ministerio ha venido haciendo un esfuerzo en comunicar números y ser precisos en la información que se difunde. Sin embargo, el ministro explica que durante ese esfuerzo se dio cuenta de que existía ese sujeto político y que se tenía que despejar cualquier obstáculo que se pudiera haber encontrado en el camino para así acercarse cada vez más a los comuneros y las comuneras.
“Yo recuerdo que esa fue una instrucción expresa que dio la presidencia, el trabajar con criterio de amplitud política, que tenían que fortalecer y construir la hegemonía popular democrática”, indica.
Recuerda que en los tiempos de su nombramiento, posterior a las elecciones del 14 de abril, existía una brecha electoral estrecha. Su trabajo consistía entonces en ahondar en la importancia de que todo lo que se hiciera en el ministerio se encaminara a sumar e incorporar al pueblo.
Relata al respecto que el ministerio puso mucho empeño en trabajar con ese criterio de amplitud y por darle visibilidad a ese sujeto, “que se escuchara su demanda, se encontraran entre ellos”, además de otro tema central: “por nuestra parte adelantar y simplificar los trámites, que hacían más lento el tema del registro”.
Y sobre esto indica de forma perseverante que “el registro no es un hecho administrativo, sino un proceso político fundamental”.

“Hemos tenido avances en ese sentido y este año -desde finales del pasado 2013- comenzamos a hacer énfasis en la cuestión económica, pues el mismo sujeto (el poder popular) ya había comenzado en la discusión”, explica.
Ya a un año de estar en el ministerio, comprendiendo la responsabilidad de escuchar a un pueblo que cada vez se organiza más a través de movimientos y organizaciones sociales, Iturriza revela que la gente “es un sujeto muy difícil de convencer de una cosa de lo que él ya no esté convencido (…) El chavismo por naturaleza es así, con todas sus limitaciones, con todas sus miserias, es un pueblo que tiene un nivel de conciencia muy grande y, sobre todo, mucha claridad. Tiene un horizonte político, es algo extraordinario, pero sobre todo tiene claro lo que no quiere”, agrega.
Añade que la gente ha durado décadas aguantando cosas que no querían “y lamentablemente una institucionalidad que no entienda eso, es difícil. La gente lo tolera, pero uno realmente no hace la diferencia”.
Y sustenta el trabajo en la calle también en la figura del presidente Hugo Chávez, de quien considera que “cuando estaba en la calle con el pueblo era un personaje insuperable, de hecho Chávez fue lo que fue y sigue siendo lo que es porque estaba en la calle”.
Para el ministro, la virtud de Chávez radica en la capacidad que tenía para escuchar, para ser, para permitir ser interpelado por la gente, sin ningún tipo de complejo.
“Creo que a eso apuntaba él (Hugo Chávez) cuando hablaba de que era un subversivo en Miraflores. Puede que pase un tipo así como él, pero, ¿cómo tú te conformas con un presidente convencional? Para mí el principal daño que le hizo a la clase política tradicional fue eso, estar en la calle, ya después la política no va a ser la misma”, añade.
Para finalizar, el ministro califica como algo necesario, “sin falsa modestia, pretender jamás ser como Chávez”, teniendo en cuenta que “mínimamente se tiene que hacer lo que él hacía, porque esa es la política que la gente cree”.
Ya presto a concluir el festejo con el que la comuna número 600 recibió su certificado de registro, el titular de Comunas concluye que, en esencia, de lo que se trata el trabajo es de escuchar al pueblo. “No puedes construir nada si no sabes lo que la gente quiere, sin saber lo que la gente piensa, esté equivocado o no, si uno se va a equivocar que sea con la gente”.

Texto: Diana Hernández
Fotos: Oscar Arria
Prensa INFOTUYERA

No hay comentarios:

Publicar un comentario